Transporte de mercaderías hoy: más carga, menos camiones y conductores | Bienvenido a GS1 Perú

Transporte de mercaderías hoy: más carga, menos camiones y conductores

Transporte de mercaderías hoy: más carga, menos camiones y conductores

Jueves, Septiembre 8, 2011
Las empresas medianas y pequeñas en Estados Unidos deben tomar pasos agresivos para asegurar su capacidad o arriesgarse a perder participación de mercado.

 

Los números no mienten, el mundo está regresando a niveles de una pre-recesión y los volúmenes de carga están creciendo. Al mismo tiempo, los errores de los carriers, las reducciones de fletes y el continuo éxodo de conductores ha drenado mucha de la capacidad en el mercado del transporte de carga. Esta combinación de demanda creciente y menor capacidad está creando un peligroso desbalance en el cual los transportistas han sido lentos para responder.

El riesgo es grande para las medianas y pequeñas empresa, quienes enfrentan el problema de asegurar una capacidad de carga a un precio razonable. Pero hay pasos que éstas pueden seguir ahora para manejar sus requerimientos de carga durante la presente contracción de la capacidad para evitar disrupciones en sus cadenas de suministro y proteger sus participaciones de mercado.

El déficit de capacidad: ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

¡Qué diferencia hace un año. En el 2009, incluso las pequeñas empresas tenían los transportistas a sus puertas pidiendo a gritos cualquier carga que tenían que ofrecer. Pero con la recuperación de la economía, el mercado está cambiando a favor del vendedor.

El índice de camión de carga de Morgan Stanley hace un seguimiento a la relación entre la demanda y la capacidad de carga – a menor número, menor será la demanda. En el 2004, la demanda superó con creces la capacidad. En el 2009, cuando la demanda fue suave, y en el 2010 la reciente crisis económica dio como resultado una baja en la capacidad por la salida del mercado de operadores de transporte o por las reducciones en el tamaño de las flotas de los que permanecieron en el mercado. Pero tras la recuperación de la economía en el 2010, la capacidad no estaba a la par con el volumen de carga, llevando al índice hacia al alza y a los niveles de 2004 pero con los gerentes de tráfico teniendo que ajustarse al nuevo tamaño de mercado de los ofertantes de transporte.

Los siguientes números indican un pronóstico sombrío para la capacidad de transporte:

Entre las compañías con más de cinco camiones en su flota, se registraron cerca de 5,000 quiebras de empresas en el período 2008-2009 (Avondale Partners, LLC).

La salida de más transportistas seguiría en el 2010 pues los pequeños proveedores estaban en problemas para conseguir el capital para pagar a los bancos que han hecho más estrictos los requisitos de los préstamos.

Las ventas de camiones se han desplomado mientras que los camiones retirados y las unidades vendidas en el exterior no se reemplazan. En 2009, el ATA informó que sólo se vendieron 94,778 camiones Clase 8 – el nivel más bajo desde 1983 y sólo un tercio del número de camiones Clase 8 que se compraron en el año 2006.

Otra de las cuestiones que enturbian las perspectivas de mejorar la capacidad es la crónica escasez de conductores. Éstos dejan la industria del transporte por varias razones:

Jubilación.La edad media de un conductor de camión es 43,1, pero un gran porcentaje se está acercando a la edad de jubilación.

Estilo de vida.Las generaciones más jóvenes están menos dispuestas a sacrificar la vida de la familia por el ingreso de un camionero. Para ellos, el atractivo de la carretera simplemente no es tan fuerte como el atractivo de los fines de semana en casa.

Puestos de trabajo alternativos. La industria de la construcción está en auge, gracias en parte a la afluencia de dólares por el estímulo federal dólares en carreteras y otros proyectos de infraestructura. Más y más conductores están cambiando sus unidades con GPS por cascos de seguridad.

Un pequeño secreto sucio que no se discute es que algunos conductores no están buscando ofertas para volver a estar contratados, optando por estar desempleados. Muchos, gracias a las prestaciones por desempleo, logran ingresos cercanos a los que tenían cuando eran transportistas. Un elemento que puede empeorar el panorama es el nuevo programa de seguridad que implementó la Federal Motor Carrier Safety Administration que a través del Comprehensive Safatey Analysis 2010 elevaría la barra respecto a la performance de la seguridad. Se esperaba que ésta redujera en un 10% adicional la cantidad de conductores.

¿Cómo están reaccionando los transportistas ante las claras señales de una restricción de la capacidad?

Los transportistas están subestimando el impacto potencial de la disminución de la capacidad en sus negocios. Tras la caída en los volúmenes de carga y de capacidad en el 2009, pero tras la recuperación económica del 2010 esta última no se recuperó y se espera que la brecha se amplíe en los próximos años.

Los transportistas han tardado en adaptar su planificación de la carga y sus estrategias de abastecimiento por razones diferentes. Una duda era si la recuperación económica del 2010 era real y sostenible. Otros ven la crisis en la capacidad como un reto a corto plazo. Pero para el autor, el ajuste tomará cerca de una década. Éste recomienda que los pequeños y medianos transportistas que son los más vulnerables a una restricción en la capacidad, se pongan a reevaluar sus programas de transporte.

¿Qué está en juego si no lo hacen? En el peor de los casos, estos se arriesgan a perder su cuota de mercado. Las empresas típicamente necesitan muchas razones para elegir un producto frente al de los competidores, pero sólo una razón para dejarlo. Una firma no puede permitirse una disrupción en la cadena de suministro relacionada con la falta de capacidad de carga. Tampoco se puede permitir se afecte la rentabilidad de la compañía por los mayores costos de transporte fruto de esta restricción de la capacidad debido a la falta de planificación.

¿Qué se puede hacer para enfrentar este problema a a un precio razonable?

Hay tres estrategias que puede seguir para proteger su negocio y, de hecho volver su gestión de la carga en una ventaja competitiva. Ninguno de ellos es una panacea, pero en conjunto proporcionan una protección contra la restricción de la capacidad y ayudará a garantizar el servicio a sus clientes a un precio razonable.

Estrategia 1

Haga su carga más atractivo a los transportistas a través de su propia red o a través de un proveedor logístico

El camino más sencillo para tener mayor poder de compra es su propia red de carga. Si la empresa tiene múltiples ubicaciones que gestionan sus propios movimientos de carga, centralizar las compras de  transporte de carga puede mejorar las tarifas y captar una mayor atención de los transportistas.

Para los pequeños transportistas que compran las cargas de forma directa, la creación de una red de transporte atractiva es difícil de lograr sin ayuda externa. En estos casos, la mejor estrategia puede ser la de colaborar con otros transportistas a través de un consorcio o asociarse con un operador de servicios logísticos (3PL) para manejarle su carga. Cuando la capacidad es ajustada, usted necesita hacer su carga más atractiva para los transportistas. Una forma es prometer un mayor volumen de carga, lo cual puede lograrse mediante la combinación de su volumen con el de otras empresas a través de un 3PL. Otra es la de formar parte de una densa red de carga lo que le puede ofrecer a los transportistas recorridos continuos para que no tengan que buscar carga en otros lugares. Una vez más, el 3PL correcto tendrá esa red de carga adecuada, junto con los sistemas necesarios para administrar desplazamientos continuos.

Otras de las ventajas de asociarse con un 3PL incluyen:

Aumento de la capacidad. En un mercado de carga ajustado, los 3PL pueden ofrecer la tranquilidad de que la capacidad estará disponible cuando y donde lo necesite, incluyendo días festivos y temporadas fuertes de envío.

Estructura de costos variables.Un 3PL puede ofrecer capacidades provisionales para soportar subidas de volumen de corto plazo. Esto puede costar un poco  más pero elimina cualquier riesgo de negocio relacionado con la escasez de capacidad.

Plataforma tecnológica.Cuando una empresa se asocia con un 3PL para administrar su carga, puede aprovecharse de su millonaria inversión en tecnología que tienen.

Estrategia 2

Tenga una buena planificación de la demanda y de la capacidad

Las previsiones de ventas son notoriamente inexactas, por lo que pocas empresas son buenas para predecir las necesidades futuras de capacidad. Convirtiéndose en la excepción, su empresa se distingue y le da una clara ventaja con los transportistas, que comprometerán su capacidad si están seguros de que los bienes fluirán como estaba previsto.

Si sabe su pronóstico de ventas para varios meses, la empresa puede convertir estos volúmenes en requerimientos de transporte y comunicarlos a las compañías de carga. Esta temprana "solicitud de capacidad" aumenta sus probabilidades de contraer el compromiso de una compañía para transportar la carga. Ellos lo apreciarán por sus pedidos por adelantado pues bueno para sus negocios y poruqe les permite:

Redirifir recursos de ventas a mercados sin explotar

Planificar los cronogramas de los pilotos para maximizar el tiempo de conducción y la productividad

Obtener una ventaja inicial en la programación de viajes de regreso para reducir las millas vacías

Sin duda, hay tiempo, esfuerzo y cierta angustia envuelta en la fusión de los recursos multi-funcionales necesarios para crear una previsión de carga exacta. Pero a medida que se intensifica la competencia por la capacidad, así también usted debe hacer esfuerzos para crear asociaciones de colaboración con los transportistas.

Estrategia 3

Crear ubicaciones amigables para los conductores

Mire sus instalaciones desde el punto de vista del piloto. Pregúntese: "¿Este  es un lugar al que un conductor quiera volver?"

Esta pregunta se hace aún más importante, dada la cambiante composición de la base de conductores. Una parte significativa y creciente del mercado de carga se compone de los propietarios-operadores que, a diferencia de los conductores de la empresa, tienen la posibilidad de elegir si desean regresar a su domicilio. Si hay la posibilidad de obtener carga de varias empresas en su área, los conductores elegirán los lugares que proporcionan un rápido check-in, instalaciones limpias y seguras, y que les permitan volver rápidamente a la carretera.

Por supuesto, ser "amigable con el conductor" no va a compensar por una mala ubicación. Si su planta o centro de distribución se encuentra en una zona con poca carga, los transportistas pueden elegir rutas de mayor tráfico con menos riesgo de drenaje de ganancias por millas desperdiciadas.

Tome pasos proactivos para proteger su negocio

Las líneas de tendencia para el volumen de carga y la capacidad de carga se mueven en direcciones opuestas, creando una tensión en la capacidad disponible que va a durar años si la economía retoma el crecimiento. Lo que está en juego es su habilidad continua para entregar el producto a sus clientes a un precio que su negocio pueda pagar. Es hora de actuar, no esperar a la próxima predicción de carga.

¿Qué es lo primero que puede hacer hoy para proteger su negocio de futuras interrupciones en la cadena de suministro? Cierre la puerta, mantenga en espera sus llamadas, cierre la sesión de correo electrónico, y sólo piense. Por lo menos durante una hora, piense en estas tres preguntas y vea si usted está en buena posición para competir por la disminución de la capacidad de carga:

¿Debo comprar carga directa, o debería asociarme con un 3PL para aumentar mi flexibilidad y capacidad de negociación con los transportistas?

¿Es buena mi compañía para hacer una planificación de largo plazo de la demanda y de la capacidad y estamos compartiendo estos datos de manera proactiva con los transportistas para asegurar la capacidad futura?

¿Son todas mis locaciones amigables con los conductores?

Si sus respuestas indican que no está preparado para la crisis de la capacidad que se viene, reúnase con las personas adecuadas, incluidos los socios de su compañía, para discutir qué medidas podría adoptar su empresa en el próximo trimestre para crear un clima más amigable. La salud futura de su cadena de suministro depende de ello.